Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Wonder Woman: El universo DC da un gran salto a pesar de las explosiones

Probablemente ni siquiera Marvel podía imaginar el éxito que su universo cinematográfico iba a tener. Llevar a la pantalla el esquema de sus cómics, donde los distintos héroes se cruzan continuamente, luchan uno junto al otro y se pelean -sí, también- parecía algo imposible y condenado al fracaso. Pero Marvel, incluso sin contar con los derechos de algunos de sus personajes clave como Spider-Man o los X-Men, ha logrado convertirse en una máquina de hacer dinero y unas películas bastante aceptables.

Este éxito ha creado una auténtica fiebre por los universos compartidos -ya tenemos en marcha el de Godzilla y King Kong o el de los monstruos de Universal- y ha puesto entre la espada y la pared a DC, obligada a hacer lo mismo que su gran rival, máxime cuando sí tiene los derechos de todos sus personajes bajo el paraguas de Warner. Batman, Superman, Wonder Woman, Flash… debían tener su propio universo cinematográfico y lo debían tener por cojones.

Hasta ahora, DC ha dado palos de ciego. Linterna Verde debía haber arrancado este universo, pero fue tal fiasco que los planes se anularon. Finalmente fue El hombre de acero -que en un principio no iba a formar parte del proyecto- quien lo puso en marcha entre explosiones y casas que se derrumban. Le siguieron Batman v Superman y El escuadrón suicida, todas ellas un bodrio sin excepción que querían ser cosas que no eran.

Wonder Woman, por fin una película de superhéroes

Crítica de Wonder Woman: DC avanza pero no abandona algunos de sus defectos

El terrorista audiovisual Zack Snyder (300) se hizo cargo del universo compartido de DC en las dos primeras entregas -El hombre de acero y Batman v Superman mezclando un rollo mesiánico e intelectualoide de pacotilla con las explosiones más canis. El resultado era unas películas demasiado estúpidas para ser tomadas en serio y con unas ínfulas intelectuales que las hacían aburridas. Porque el universo DC era serious business y no se podían meter chistes. Un coñazo, vamos.

Incluso cuando se quiso dar un giro hacia lo gamberro en El escuadrón suicida el resultado fue una película plana, sin gancho. DC se ha librado de esos fallos en Wonder Woman, se ha dejado de rollos y ha construido una película de superhéroes convencional pero efectiva -al menos durante casi toda la película-. Gal Gadot construye un personaje interesante, capaz de juntar carisma y humor (¡Humor! ¡Por fin humor!), mientras que Chris Pine hace de Chris Pine, sin ser un gran actor, siempre efectivo. También hay que destacar la presencia de David Thewlis, quien también construye un personaje interesante mientras la película le permite. (¡Spoilers! Selecciona para verlo) Por momentos, parece que Thewlis va a ser un villano mucho más interesante que los que nos ha presentado Marvel, más allá de Loki. Pero se queda a las puertas por el desarrollo del final del film (fin de los spoilers).

Crítica de Wonder Woman: DC avanza pero no abandona algunos de sus defectos

Y es que Wonder Woman también mantiene algunos de los peores defectos de DC, defectos que vienen de fábrica en todo producto de Zach Snyder, que por desgracia también produce esta cinta: unas escenas de lucha exageradísimas, con explosiones desproporcionadas, cámaras lenta innecesarias y con un tufillo a pelea de Dragon Ball de Hacendado. Durante buena parte de la película es soportable, pero durante los últimos 20 minutos estos defectos toman la pantalla y hunden el final de la película, llevándose por delante algunas virtudes que la película había ido construyendo.

Wonder Woman no es una película feminista

Warner y DC han basado buena parte de la promoción de la película en el hecho de que Wonder Woman es una película feminista. Y, mira, no. Tener una protagonista femenina no es ser feminista, por muy poderosa que sea. Especialmente si la sexualizas hasta el punto de hacerla entrar en batalla semidesnuda enseñando más carne de la que sería recomendable en una situación de combate. Además, buena parte de la evolución del personaje viene marcada por las acciones del personaje masculino, (¡Más spoilers, selecciona para leer) con quien comparte una relación sentimental que no aporta nada a la película a parte del beso de turno. Wonder Woman tiene una protagonista femenina y en un par de escenas hace algunas reivindicaciones feministas, pero eso no la hace una película feminista.

Wonder Woman es, sin duda, la mejor película de DC (tampoco era difícil) y la primera que realmente puede mirar de tú a tú a Marvel, siendo claramente mejor que Hulk, Iron-Man 3 Doctor Strange. Warner y DC han dado un paso atrás en el camino que habían recorrido y han hecho lo que debían haber hecho desde el principio: una película de superhéroes, convencional pero sólida (con sus defectos) y sobre todo entretenida. Ahora tienen un punto de partida sobre el que construir y tratar de hacer cosas diferentes -como hace Marvel- sin olvidar que los superhéroes están para entretener y no para meditaciones cutres sobre el superhombre nietzcheano. Y a poder ser, tirar por la ventana ese estilo visual feo, y recargado de explosiones, por favor.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *