Pulsa "Enter" para saltar al contenido

¿Cómo era ir al retrete en la Antigua Roma?

Ir al excusado en el siglo XXI es un no parar de lujos -a menos que te haya dado el apretón en un pub irlandés-. Tienes tu asiento, tu agua corriente, tu papel higiénico y tu móvil para leer este artículo y para pedir auxilio si te das cuenta demasiado tarde de la ausencia de papel. Y todo con ese bendito invento que es el agua corriente que se lleva lo mejor de ti bien lejos de forma higiénica, indolora y, sobre todo inodora. Pero muchos de esos inventos son recientes y somos unos privilegiados de poder disfrutarlos.

Ir al retrete en la Antigua Roma: una actividad social y muy poco higiénica

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *