Pulsa "Enter" para saltar al contenido

El verdadero drama de la posible marcha de Neymar al PSG

Hay demasiados indicios que apuntan a que Neymar está, como mínimo, valorando seriamente la posibilidad de marcharse al PSG. Todos los rumores que han surgido en las últimas horas podían haber sido cortados de raíz con un tuit, un estado en Facebook o un Instagram Stories, canales que el brasileño utiliza asiduamente para hacer bobadas pero ahora que realmente tendría alguna utilidad, guardan silencio.

El problema no es tanto que Neymar se acabe marchando del club. Ya veremos si eso ocurre, no es algo tan sencillo. De hecho, parece muy complicado, pero algo hay. Y el problema es que en el club parecen haberse dado cuenta más o menos a la vez que todos los demás, cuando tal vez sea demasiado tarde demostrando un completo desconocimiento de lo que ocurre en el vestuario, en forma de descontento de una de tus grandes estrellas.

Falta de proyecto deportivo

Además, ayer en Rac1, el periodista brasileño que anunció el acuerdo entre Neymar y el PSG explicó las razones del jugador para decidir irse. Una es querer salir de la sombra de Messi. Vale, comprensible. Otra es el dinero, también comprensible. La última era más terrible para el club, y es que el proyecto deportivo del Barça no le acaba de convencer tanto como el del PSG. En realidad, también es comprensible.

El Barça está sufriendo y mucho para sustituir a determinadas piezas que van abandonando el club o que ya no tienen la edad como para competir al máximo nivel de forma continuada, y eso está siendo especialmente grave en un punto tan clave para el fútbol azulgrana como el centro del campo: ni Xavi ni Iniesta han tenido un reemplazo mínimamente fiable, y ni Arda, ni André Gómes han demostrado hasta ahora tener capacidad para hacerlo. Rakitic ha demostrado ser un fenomenal complemento, pero no capaz de manejar los partidos como exigen los manuales del cruyffismo.

En pleno mes de julio, cuando debería estar cocinándose ya buena parte de los fichajes, el Barça reorganizó la estructura deportiva para ponerla a los mandos de Pep Segura. Probablemente no sea mas que la oficialización de algo que lleva ya meses cocinándose, pero la sensación que causa es que esta directiva se mueve como pollos sin cabeza.

Neymar al PSG por 220 millones. Y con todo ese dinero ¿qué?

Vender a Neymar por 220 millones podría no ser un mal negocio -si no fuese por todo lo que ha costado ya en forma de juicios-. Se trata de un jugador que ha rendido bien durante cuatro temporadas y raros son los delanteros brasileños que tienen un rendimiento alto durante un tiempo tan prolongado como lo han podido tener Messi o Cristiano Ronaldo (es más, son muy raros los delanteros en general que juegan a ese nivel durante tanto tiempo). Es muy posible que Neymar no esté tan lejos de su declive como pueda parecer, por lo que realizar el mayor traspaso de la historia del fútbol resultaría interesante.

Sin embargo, sin vender a Neymar el Barça está necesitado de fichar y el mundo lo sabe. Si finalmente se marchase, estaría todavía más necesitado y todos los equipos sabrían que tiene un porrón de dinero para fichar. “¿Quieres esta bolsa de pipas? 100 millones”. Esa es la más que posible respuesta que se encontraría el club. El PSG, además, tendría más razones para retener a Verratti si quiere realmente hacer un equipo campeón de Europa. Recordad lo que pasó la última vez: Overmars y Petit.

El problema existe se marche Neymar o no: la junta

El drama está servido. Esta junta ya ha mostrado que le falta un punto de valentía -esa que Laporta tenía en exceso- y en un punto en el que el club necesita una sacudida puede crear un quiste que tardemos años en superar. Fichar nunca es fácil, pero hace años que los objetivos principales de cada verano no acaban de llegar  -Suárez y precisamente Neymar, las últimas excepciones-, la Masía no acaba de generar los jugadores de calidad que solía ofrecer y la mala gestión de determinadas situaciones ha metido al club en un embrollo judicial que puede comprometer la estabilidad económica. No parece una situación ideal para comenzar a construir un nuevo estadio.

Y todo esto, con la sombra de una moción de censura que avanza poco a poco.

Un Comentario

  1. Francisco Digital
    Francisco Digital 22 Septiembre, 2017

    Todo realmente bien redactado y también interesante saludos desde Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *